Home » Tips y consejos » Mi primer día de trabajo: ¿qué hago?

Mi primer día de trabajo: ¿qué hago?

Mi primer día de trabajo: ¿qué hago?

Una intensa búsqueda de trabajo, decenas de entrevistas intentando impresionar a supervisores, jefes y gerentes hasta lograr finalmente el puesto que tanto deseabas. ¿Y ahora? Para reducir el estrés de tu primer día de trabajo, deberías planificar este tanto o más que la búsqueda. Así es, tal como lo establece aquella vieja frase, “la primera impresión es la que cuenta”: tu primer día de trabajo será una muestra de cómo será tu carrera en la empresa.

En esta nota te contamos 19 cosas que deberías planificar para tu primer día laboral:

  • Poco más que puntual…

Más que ser puntual, lo mejor para esta ocasión será que llegues al menos 15 minutos antes. No sólo sabrás cómo comienza la jornada laboral de tus pares sino que también podrás calcular el tiempo que te toma trasladarte hasta tu nuevo trabajo.

  • Atención al ambiente y a las posiciones jerárquicas

Es tu primer día pero seguro estarás pensando en un futuro ascenso. Para poder conseguirlo deberás no sólo prestar atención a las jerarquías – entendiendo quien está a cargo de quien – sino, por sobre todo, juntarte con las personas indicadas. Para tal fin, deberás mantenerte siempre como un buen observador.

  • Prepara una breve presentación

Es aconsejable que prepares lo que se conoce como una breve conversación de ascensor. Esto es: poder explicar en 30 segundos quien eres, dónde trabajaste antes y qué es lo que harás en tu nueva posición. Bueno y breve, dos veces bueno.

  • Mantente atento

Ya hablamos de lo importante que es una actitud observadora al comenzar un nuevo trabajo. Es recomendable, también poder escuchar, para así, también, aprender del resto y entender cómo funciona la organización.

  • Anotar inquietudes para consultarlas luego

Profesionales del ambiente laboral coinciden en que una buena estrategia para los primeros días en un nuevo empleo es tomar nota de las dudas que puedan ir surgiendo. Luego podrás transmitir estas dudas a tus jefes, lo que demostrará tu interés en seguir aprendiendo.

  • Conoce bien tu puesto

Si bien en muchas ocasiones en las etapas previas a contratar personal, los empleadores detallan – por escrito u oralmente – la descripción del puesto a cubrir, en general existen otras tareas que podrían estar a tu cargo que están implícitas. En este sentido, es importante que estés atento en un primer momento para poder incorporar todo lo que está a tu cargo y no te ha sido comunicado “oficialmente”.

  • Proyecta energía

Es de esperar que durante un primer tiempo seas muy observado. Tanto tu desempeño laboral como tus actitudes estarán siendo evaluados continuamente. Por eso es fundamental que te muestres positivo y que proyectes una actitud entusiasta hacia tus compañeros y jefes.

  • Relajate

Aún cuando puede resultar difícil, no olvides relajarte para poder ser más productivo. Un buen descanso será tu mejor aliado para estar preparado para el desgaste de energía de este momento.

  • Cuida tu lenguaje corporal

 

Lo que expreses con tu cuerpo puede ser más importante que lo que comuniques con palabras. Presta atención a tu lenguaje corporal para interpretar cómo te perciben los demás y modificar lo que sea necesario. 

  • No te olvides de sonreír

Es probable que con tanto estrés te resulte difícil sonreír. ¡No lo olvides! La sonrisa es parte de tu lenguaje corporal; demuestra que estás feliz de haber conseguido el trabajo que tanto deseaste.

  • No seas tímido

Es fundamental que te presentes y que logres conectar con el resto del grupo.

  • Acepta cuando te inviten a almorzar

Casi de la mano con el consejo anterior: es importante que te muestres sociable por lo que, no rechaces ninguna invitación a almorzar. Un almuerzo es una buena oportunidad para conocer al resto de tus compañeros y entender cómo es la dinámica del grupo.

  • Muéstrate como eres

Éste no es el momento para mostrarte relajado o gracioso… Lo más aconsejable en esta primera etapa será que te mantengas conservador, tanto a la hora de actuar como hablar; incluso en tu manera de vestir. Lo ideal será que no llames la atención con ropa extravagante, sino que mantengas un estilo sobrio.

  • De una forma natural…

Aún cuando siempre es bueno impresionar a tus colegas, lo mejor será que reserves tus energías y que actúes lo más natural posible. No es el momento de presionar las cosas.

  • Sé amigable

Para poder entender cómo funciona la empresa y cuál es tu rol en esta nueva organización, debes ser amigable con tus compañeros y generar la confianza suficiente para establecer una buena relación con ellos desde un principio.

  • Silencia tu teléfono

Para poder estar concentrado en tu trabajo al 100% la mejor opción es silenciar tu teléfono, al menos en los primeros días.

  • ¿Cómo se toman las decisiones?

Tal como lo describen varios profesionales del área, existen dos formas de tomar decisiones: ad hoc, aquellas resoluciones que se toman luego de que ocurra un evento o bien ex ante, aquellas decisiones tomadas previas a una situación determinada.

  • Demostrá interés

Además de saber escuchar y observar, deberás esforzarte para conocer un poco más al respecto de los que te rodean en tu nuevo trabajo. No sólo es positivo respecto de la imagen que tendrá el resto de vos, sino que también te será útil para hacer mejor tu trabajo.

  • Mantente auténtico

Otra forma de reducir el estrés de los primeros días en un nuevo empleo es no intentar demostrar ser alguien que no sos. Para poder sentirte a gusto con las personas con las que trabajarás día a día lo imprescindible es que seas consistente y te muestres auténtico del primer al último día.

 

Redacción Navent
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply