Home » Tips y consejos » El abecé que debes considerar para redactar una buena carta de presentación

El abecé que debes considerar para redactar una buena carta de presentación

El abecé que debes considerar para redactar una buena carta de presentación

Aunque en las últimas décadas los procesos de búsqueda y selección de personal han mutado en muchos aspectos, hay ciertas cosas que se han mantenido constantes a lo largo de los años. La preparación de un currículum puede ser el ejemplo más claro al respecto, pero otros, como las cartas de presentación, también siguen siendo una valiosa herramienta para llamar la atención de un potencial empleador.

Este recurso es ampliamente utilizado sobre todo por quienes están tras una posición ejecutiva o una jefatura. Es más, para los europeos y norteamericanos parte de la formalidad es que el CV esté siempre acompañado de una carta de presentación.

Pero este documento no necesariamente va a surtir efecto. Para asegurarse de que cumplirá su función, las cartas de presentación deben ajustarse a una estructura que despierte la curiosidad de la persona que la va a leer, porque de lo contrario será tiempo perdido para todo el mundo. Eso requiere darse a la tarea de personalizar y pulir nuestra carta de presentación, evitando pecados como repetir la misma información que ya viene en el curriculum, perdiendo de esta manera el carácter complementario que debe tener.

Otra situación que puede ser contraproducente es referirse en términos complacientes o llenar de halagos a la organización donde la persona quiere trabajar, sobre todo si lo que escribe contiene muchos lugares comunes.

Aunque el peor error es redactar cartas mal escritas, con errores de puntuación o faltas de ortografía, y mal enfocadas. En esos casos la carta, en lugar de abrir puertas, las va a cerrar de un portazo.

 

El fondo y la forma

En una buena carta de presentación se valora.

-La veracidad de lo que estamos afirmando.
-Redactar un relato de forma original, aportando valor.
-Exponer cuáles son nuestras áreas de interés profesional y el tipo de proyectos que nos atraen.
-Indicar dónde queremos crecer y cuáles son las áreas donde está nuestro principal expertise.
-Presentar los principales logros profesionales, así como las competencias, habilidades y experiencia laboral, usando palabras clave que evidencien nuestros conocimientos y un dominio actualizado acerca de la posición a la que aspiramos llegar.

Es decir, hay que orientar la carta hacia todo aquello que no está directamente señalado en el CV, realizando una exposición general donde se den a conocer en mayor profundidad esas habilidades de nuestro perfil profesional que pueden ser un aporte para el empleador, enfatizando los atributos diferenciadores y que son de interés para el cargo al que se postula.

En ese sentido, todo lo que se cuente debe evidenciar una actitud proactiva, manifestando de forma asertiva cómo aplicaríamos las herramientas que manejamos en el caso de tener la oportunidad de trabajar en la organización.

Todo ello hay que hacerlo, además, de una manera veraz, breve y al grano: la carta no debería sobrepasar una carilla de extensión. Aparte de ello, es bueno estar enterados de algunas otras formalidades en su estructura:

-Una buena carta de presentación debe lograr atraer la atención del receptor desde un comienzo, por lo que un buen primer párrafo es fundamental.
-No se hay que mandar la misma carta a todos los empleadores y menos enviar e-mails masivos. Lo ideal es mostrar un interés único por la empresa que se está contactando.
-La redacción tiene que ser acorde con el nivel profesional. La perfección y rigurosidad es importante, se debe escribir en forma clara, positiva y precisa.
-Evitar el lenguaje coloquial, la carta es una instancia formal.
-Debe contener la información de contacto y en ella se puede solicitar un contacto directo (reunión).

Una carta de presentación está lejos de ser una estrategia infalible, pero sí puede sumar puntos importantes en la búsqueda de nuevos horizontes laborales. Por eso es importante seguir estos consejos, porque la convertiremos en un recurso que permitirá resaltar nuestras ventajas competitivas específicas en relación a otros postulantes, las cuales a menudo no se evidencian del todo en el CV.

Redacción Navent
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply