Home » Noticias » Ingenieros mexicanos: ¿reúnen lo que busca el mercado?

Ingenieros mexicanos: ¿reúnen lo que busca el mercado?

Ingenieros mexicanos: ¿reúnen lo que busca el mercado?

Entre las carreras con mayor futuro laboral figuran las ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas, que en inglés se agrupan bajo el acrónimo STEM. Los empleos en estas profesiones crecen, mundialmente, alrededor de 7.9% respecto a 2.6% en otras actividades vinculadas, por ejemplo, a ciencias sociales.

Estos números se desprenden del informe ‘Good Jobs Now and for the Future’ (Buenos empleos ahora y en el futuro) del Departamento del Trabajo de Estados Unidos. México, en el caso de las ingenierías, cuenta con una fuerza laboral estimada en 800,000 alumnos, lo que representa 26% de la matrícula de licenciatura, según datos de la Academia de Ingeniería.

Tales cifras no son despreciables si se considera que ingeniería es y será una de las actividades con mayor demanda en el futuro. Pero, actualmente, ¿estos profesionales reúnen lo que demandan las empresas? Hoy, 57% de los empleadores a nivel mundial dice “no”. Aseguran que los programas académicos desarrollan la formación técnica, pero omiten destrezas prácticas importantes, según el informe ‘Habilidades y destrezas en la industria’ del Instituto de Ingeniería y Tecnología (Institution of Engineering and Technology, IET).

El 66% de los empleadores que contratan ingenieros, en diferentes ramas, refieren un déficit en competencias para enfrentar cambios continuos. El 26%, en concreto, apunta hacía la falta de soft skills por parte de los ingenieros, indica el informe.  “Destrezas de este tipo son capacidad para comunicar y resilencia. A un ingeniero no le sirve resolver un problema, si no entiende cómo difundir las soluciones con su equipo y proponer acciones desde una visión más integra de la empresa.  Lo técnico necesita vincularse a competencias (habilidades blandas)”, señala Ivonne Vargas Hernández, especialista en recursos humanos de Bumeran.com.

Estamos hablando de una nueva generación de ‘ingenieros sociales’. Bajo esta perspectiva, algunas competencias qué las empresas demandan en la actualidad y cuesta trabajo cubrir en los ingenieros, son:

– Comunicación. Además de ejecutar grandes proyectos, el ingeniero necesita mejorar su capacidad de comunicación verbal y escrita para explicar con claridad y saber vender sus ideas. A su formación técnica hay que agregar comunicación con un enfoque comercial y de trabajo en equipo, además de destreza para expresarse en otro idioma, pues ingeniería es una profesión que continuamente demanda proyectos con alcance internacional.

– Inteligencia emocional. El ingeniero, particularmente cuando se accede a ciertos niveles en la organización, necesita analizar todos los factores que entran en juego para que un proyecto resulte. Eso requiere elementos que conforman la inteligencia emocional, como: empatía, trabajo en equipo, tolerancia a la frustración y orientación al servicio. Se puede ser bueno en resolver problemas, desde una visión pragmática, pero eso no garantizará ser buen ingeniero -jefe o administrador de proyectos.

– Flexibilidad cognitiva. Con la creciente interdependencia entre la tecnología, economía, problemática social, hay más oportunidades para que los ingenieros puedan ejercer su potencial como líderes en diferentes ámbitos. Esto representa para los ingenieros el reto de ser más flexibles, en el sentido de pasar de un pensamiento meramente técnico a uno ‘360 grados’ que contemple todo lo que se vive en el lugar de trabajo.

Cuando se tiene ese enfoque se puede atender más rápido a situaciones que se presentan todos los días, por ejemplo, desviar o acelerar un proceso en una planta manufacturera para obtener respuestas a tiempo.

– Idiomas. Dentro de la competencia de comunicación, dominar el inglés debería -casi- ser obligatorio, pues las ingenieras en México están vinculadas comercialmente con diversos destinos en el extranjero. Otros idiomas que despuntan en esta profesión son alemán y francés.

Pensamiento crítico, resilencia (capacidad para superar una circunstancia difícil), negociación y capacidad de trabajo con otros colaboradores, son otras soft skills que los empleadores buscan en los recién egresados de ingeniería y no encuentra con facilidad, pero serán vitales para que el ingeniero cumpla procesos con eficiencia y valor agregado.

“Desarrollar estas competencias no sólo impulsa una mejor incorporación al mercado laboral, sino que permite a los ingenieros entender el impacto de su profesión en diversos ámbitos, no sólo el de la iniciativa privada. Las escuelas replantear sus programas de estudio a desarrollar estas destrezas a lo largo de toda la ingeniería”, menciona Ivonne Vargas Hernández.

Redacción Bumeran.com

Redacción Navent
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply