Millennials quieren idiomas en sus trabajos

Millennials quieren idiomas en sus trabajos

El 88% de jóvenes mexicanos considera vital tener otro idioma para su desarrollo profesional; 63% desea adquirir este conocimiento en su lugar de trabajo. 

Comunicarse en otro idioma, tener el currículum en inglés, preparar una entrevista en esa lengua, son escenarios que se viven a nivel laboral. Aunque es una competencia demandada por los empleadores, resulta que sólo 12% de las empresas en México está satisfecha con el manejo de un segundo idioma por parte de los colaboradores, según datos del British Council.

A nivel mundial, 65% de las organizaciones reconoce que la falta de inglés, por ejemplo, es una barrera para que su personal se involucre en proyectos, según un estudio sobre estrategia y negocios globales de la firma Ernst & Young.  Es claro que para las organizaciones tener otro idioma es una competencia deseable, pero ¿qué piensan los aspirantes a un puesto sobre esto?

En México, 88% de los profesionistas afirma que estudiar otro idioma es importante para su desarrollo profesional. El 11% opina que el nivel de importancia depende de la empresa donde se contraten o la carrera estudiada. Sólo 1% mira este conocimiento como “algo” que puede dejar para después, arrojó la encuesta ‘Beneficios profesionales de hablar otro idioma’, realizada por el portal de empleo Bumeran.com

Gráfica 1

Entre los principales motivadores de estudiar otro idioma destaca “encontrar un mejor empleo’, así lo describió 65% de los encuestados. Mientras 22% de los profesionistas optaría por estudiar con la intención de trabajar en el extranjero.  Un 10% de los profesionistas encuentra en un segundo idioma la posibilidad de recibir un ascenso laboral y 3% piensa que este conocimiento es importante para empezar su negocio, reveló la Encuesta realizada entre más de 2,500 participantes de 18 a 40 años, es decir, dos generaciones: millennials (menores de 34 años) y generación X (nacidos entre 1960 y 1980).

Gráfica 2

BUSCAN APOYO EN LAS EMPRESAS

No es de extrañar que inglés resulte el idioma más solicitado entre los candidatos, 95% lo considera “el de mayor peso a nivel laboral”. Francés ocupa el segundo sitio, con 2% de las respuestas, y en el mismo porcentaje figura el mandarín. El 1% desea aprender alemán con fines profesionales.

Respecto a ¿qué valor? dan las empresas a tener otro idioma, el 76% de los entrevistados considera que las organizaciones dan gran importancia a que el candidato hable un segundo idioma. El 22% señala que esto depende del sector laboral y sólo 2% descarta que esto sea importante al momento de buscar un empleo.Gráfica 3Cabe destacar, que un porcentaje importante de entrevistados atribuye la responsabilidad de desarrollar esta competencia a su lugar de trabajo. El 63% considera idóneo que esta actividad forme parte de la capacitación en su lugar de trabajo; 34% optaría por pagar las clases de su presupuesto y 3% piensa que, por el momento, no es indispensable desarrollar esta actividad.

Gráfica 4

 

En cuanto al formato para desarrollar esta competencia, 44% de los mexicanos prefiere clases presenciales; 24% estaría más satisfecho con clases en línea, 21% quisiera salir al extranjero, en tanto 11% pide la opción de clases en la oficina, arrojó la encuesta elaborada por Bumeran.com

Gráfica 5

OTRO IDIOMA = NUEVAS OPORTUNIDADES

Desarrollar la competencia de idiomas es prioritario en diferentes niveles desde lo laboral, y para abrir oportunidades negocios, hasta el aspecto educativo. La Secretaría de Educación Pública, recientemente, planteó la iniciativa de formar alumnos bilingües. Esta meta, sin embargo, conlleva sus retos, actualmente sólo hay 50 mil maestros de inglés en todo el país, de acuerdo con datos de Mexicanos Primero.

Hoy las empresas definen como “deseable” tener este conocimiento, pero la formación académica que han recibido los jóvenes, no necesariamente responde a sus necesidades. En este sentido, “el reto para el área de Recursos Humanos y Desarrollo de Talento se centra en cómo incorporar el aprendizaje de idiomas a los planes de carrera y capacitación, garantizando a la dirección general que será un entrenamiento con resultados a largo plazo”, dice Ivonne Vargas, especialistas en Recursos Humanos de Bumeran.com.

Ante la situación de tener qué definir ¿cómo dar la herramienta del idioma?, estas son algunas sugerencias para abordar el tema en la empresa, de acuerdo con el portal de empleo Bumeran.com:

1-¿Por qué otro idioma? Una de las mayores ventajas de tener un equipo bilingüe, es ampliar la capacidad de llegar a nuevos mercados y que el talento esté listo para afrontar nuevos retos profesionales. La consigna “Te estoy vendiendo a ti (nuevo cliente), en tu propio lenguaje” se hará cada vez más común en el ámbito de negocios.

Esto, en sí, es un argumento importante para promover el conocimiento de otro idioma. También lo es la posibilidad de retener talento, utilizando esta herramienta. Lo interesante como empresa es responder tres preguntas, de inicio, sugiere Vargas:

– ¿A qué necesidad del negocio responde que mi personal hable inglés?

– ¿Cómo alinearé la estrategia de la empresa con el plan de impartir inglés, por ejemplo?

– ¿Qué sucedería si hoy no desarrollo esa competencia?

2-Medir el aprendizaje idioma. Lo que el empleado define como “hablo otro idioma” contra lo que la empresa recibe una vez que contrata a una persona, puede ser completamente diferente. Por ello es importante tener herramientas formales para medir el nivel de idioma, real, del empleado desde su incorporación al equipo. A partir de eso, es necesario continuar con métricas, por ejemplo: ¿de cuánto tiempo necesito para ‘afianzar’ en mi colaborador la competencia?, ¿cuánto tiempo en el trabajo puede destinar a ello?, ¿cuál es el retorno que obtendré, como empresa, y en cuánto tiempo, al invertir en ello?

“No medir es no tener claro los beneficios tangibles del idioma y si a ello se agrega que es difícil coordinar, en tiempo y recursos, el aprendizaje de un idioma, el resultado es que la empresa aplace o descarte este tipo de programas”, señala Vargas Hernández.

3-Abrir espacios para el colaborador. Una vez definido quiénes en el equipo y por qué se convertirán en colaboradores bilingües, hay que crear el espacio para cumplir con ese objetivo. ¿Cómo?, un primero, esencial, es respetar los tiempos destinos a esta actividad. De nada servirá que la compañía, empezando por el director (a) general promueva conocer otro idioma, si los jefes inmediatos ‘niegan’ al empleado la posibilidad de participar en el programa.

3-Recurrir a un experto. En México 41% de las empresas dice recurrir a proveedores externos para la impartición de idioma con sus colaboradores. La decisión de ¿quién y bajo qué método? se desarrolla esta competencia es vital, porque el empleado necesita no sólo aprender gramática o expresarse verbalmente, sino tener una comprensión cultural del idioma, a fin de identificar cómo desempeñarse en un contexto de negocios. Sea presencial, en línea, o un esquema combinado, es importante asesorarse con especialistas.

La posibilidad de atraer talento y retenerlo con una herramienta como el idioma “no debe pasar desapercibida por el empleador, por el nivel de importancia que el candidato otorga a seguirse preparando”, puntualiza Ivonne Vargas. Las compañías que no capacitan a sus empleados aumentan tres veces la posibilidad de perderlos, razón para invertir en este esquema y con opciones de actualización innovadoras, refiere en su informe sobre aprendizaje de idiomas el British Council.

 

Redacción Bumeran.com

 

admin
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply